¡Se acabaron las vacaciones!

¡Ahora si que sí!. Es hora de volver a casa, y dejar atrás el calor y las playas africanas. Después de 13 días en Senegal, y unas cuantas horas en Dakar, cuando leáis este post estaremos esperando para embarcar a Lisboa. Solo de pensar en el viaje de vuelta me quiero morir. Vamos a pasar más de 36h viajando entre escalas, vuelos y lo peor conducir después de tantas horas desde Madrid a Asturias. Pero es el precio de haber disfrutado de unos días de verano eterno. Hoy habremos cenado en Dakar, desayunaremos en Lisboa y comeremos antes de volar a Madrid para por fin volver a casa.

Creo que lo peor va a ser adaptarse de nuevo al frío, después de estar tantos días entre los 25º y 35º. Aunque en realidad hasta lo echaba ya un poco de menos. Los primeros días fueron horribles, me costó mucho adaptarme a dormir con tanto calor. Eso si, a lo que me acostumbré al momento fue a el agua a 27º, eso si es una maravilla que no volveré a tener ni en la mejor de las suertes. En el cantábrico si llega a los 18º damos gracias.

Ahora solo queda mentalizarse de la vuelta a la rutina. Si tengo tiempo y el wifi robado me lo permite os dejaré un post para mañana. Desde aquí es complicado todo lo que tenga que ver con las conexiones a internet. Por ahora voy a intentar cerrar la maleta, que no va a ser tarea fácil.

¡Feliz jueves!

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.